Páginas vistas en total

domingo, 13 de mayo de 2018

ASBORA (El empresariado de la Radio y TV decidió conceder el micrófono de oro a destacados miembros de la radiodifusión de Cochabamba, según lo destaca Los Tiempos) las fotos (abajo) y otras más están en el suplemento OH! de los domingos.

justo homenaje. Destaca Los Tiempos en su suplemento dominical OH! un merecido homenaje a radialistas de la llajta. en realidad, la Asociación Boliviana de Radiodifusión, (ASBORA) o sea los propietarios de estaciones de Radio y Telavisión, aprovecharon del 10 de Mayo que en Bolivia se celebra "El Dia del Periodista" para reunir a destacadas personalidades de la radiodifusión y se les entregó "el micrófono de oro" un mérito largo tiempo esperado por los comunicadores. tomamos las fotitos que publica Los Tiempos y nos referimos con otros detalles.




Foto Uno. Antonio Torrico, formado desde niño en Radio Centro, propiedad familiar, tiene excelente formación radial, pero también contable, de modo que convertido en Administrador lleva por la senda del éxito a la popular emisora que fundara entre otros su respetable progenitor Antonio Torrico. en la foto con su hermana y justamente Antonio Torrico Jr., cuya existencia está dedicada a la radio.

Toto Arévalo, dinámico emprendedor en programas Deportivos, empezó en Centro con Carlos Dalence y logró imponer su estilo a nivel nacional. líder en la radiodifusión deportiva, subió a tal punto en la audiencia por la calidad y seriedad de sus trasmisiones, fue Director de Deportes de la Emisora del Estado y del Canal Oficial, llegando a ocupar el cargo de Ministro de Deportes. hoy, se mantiene en el mejor nivel de sintonía desde La Paz, aunque aparece en Cochabamba tan pronto como en Santa Cruz, debido a su inquietud.

Foto Tres. Carlos Balderrama, relator de noticias, comentarista, relator de eventos cívicos y culturales Carlos nacido en Potosí, es una "viva leyenda" de la Radio por su perseverancia, constancia, permanente investigación y actualización. Carlos es sin duda, el exponente sin par en tu género que habiendo recorrido por varias emisoras, ancló tu tarea en Radio Centro cuya voz anima el primer noticiero de la manana. En el Centro de la foto Maria Luisa de la Flor. llegó a Cochabamba hace ya varios dcenios primero a Radio Nacional, luego a Centro donde es parte del inventario en programas para la mujer. constante, animosa, siempre renovada se ganó un sitio de honor en esta emisora que la tiene en primera linea. Con Carlos y Maria Luisa, está Patiño que habiéndose iniciado en Radio Pio XII de Siglo XX, trasladado a Cochabamba es un digno valor de la radio, por lo que recibió con los demás el micrófono de oro, con pleno merecimiento.

Foto Cuatro del suplemento OH! de LT., se repiten las imágenes de Balderrama, Maria Luisa, Patiño, Toto, Antonio Jr., y otros jóvenes valores. Honor y honra total a estos valores de la radiodifusión Cochabamba y boliviana. un abrazo fraterno desde la distancia.

domingo, 29 de octubre de 2017

no obstante haber rendido oportuno homenaje al amigo y colega Jaime Humérez, con los versos de su hermana Norah Humérez, nos parece excelente, de fino sentimiento y amistad fraterna, el que Harold Olmos escriba sobre Jaime quién fuera su Jefe de Redacción y Director en el Diario Presencia. gracias Harold por reponer las virtudes de un gran periodista que nos dejó hace pocos dias. un abrazo.

Fue un profesional sin recreos, convencido de que Bolivia sí tenía futuro,  dueño de una lógica persuasiva con sus causas cobijadas en el bien común. Como Jefe de Redacción y Director buscaba equilibrios sin desviarse de su misión de informador, su vida profesional fue un camino empeñoso y sin claudicaciones. Jaime Humérez Seleme emprendió su ruta final el 21 de octubre.
Los años de Jaime en el ejercicio profesional periodístico se insertan en la lucha de Presencia por salir adelante y por consolidar el liderazgo que alcanzó con las armas más nobles de la comunicación social: noticias, muchas de ellas exclusivas, redacción de calidad y respeto a las normas éticas.
Entre las últimas empresas en las que se embarcó estuvo la redacción del Código de Ética de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP). Debía haber sido uno solo, que englobara a todas las instituciones periodísticas, pero hubo sectores que quisieron escribir ellos mismos sus propias normas y elaboraron estatutos separados. Jaime Humérez y Willman Durán, también fallecido, se esmeraron en elaborar un documento digno de profesionales, que sirviese de antorcha ética para los periodistas. Creo que la meta fue lograda, aunque pocos recuerdan la contribución de esas dos personas en la elaboración de un conjunto de normas que buscaban hacer la tarea periodística éticamente más confiable. Tal vez no sean muchos los que sepan, pero Jaime y Willman quemaron las pestañas en la concepción y redacción de las normas éticas del que guían a los profesionales  de las empresas bajo el alero de la ANP. Junto a Alberto Zuazo Nathes fui parte del Tribunal de Ética Periodística gestado por la ANP, el primero de esa institución.
Muchos años antes, Jaime fue un puntal del sindicalismo entre los periodistas, cuando alcanzó la dirección del Sindicato de Trabajadores de Prensa de La Paz y  luego la Federación de Trabajadores de la Prensa de Bolivia. Desde allí libró batallas siempre actuales para proteger la libertad de prensa,  a los periodistas y a los medios impresos acosados por tentaciones totalitarias.  Cochabambino egresado de la facultad de Derecho,  nunca ejerció la profesión, consecuencia de su inconformidad con una justicia mezquina y  con frecuencia tramposa. Jaime Humérez desarrolló  un camino profesional largo y señero, como pivote esencial de Presencia en los años en que el periódico pasó de semanario a diario, en 1958. Sus primeras páginas, que él mismo diagramaba con un inflatable lápiz Faber bicolor rojo-azul,  obedecieron a una concepción noticiosa atractiva para el público. Esas páginas, cuando la extension de un artículo se medía en centímetros y no en caracteres,  fueron muchas veces resultado de las jornadas nocturnas aliviadas con el sabor de un café tinto remachado por un Singani San Pedro.
Desde la jefatura de Redacción, Humérez coordinó y él mismo ayudó en el armado del diario de Che Guevara que el periódico decidió publicar de un envión y dejar en su rastro la hazaña de un tiraje de 134.000 ejemplares, todavía récord quizá imbatible del periodismo escrito boliviano. Con esa primicia, un verdadero ¨scoop¨, Presencia se anotó un poroto histórico que no dejó sobra para ningún otro diario, ni para los más fervientes medios del castrismo de aquella época. Lo que ellos habrían querido hacer, Presencia lo hizo, gracias a una combinación fortuita de episodios que hicieron que uno de los primeros ejemplares de la edición parisina llegara a la redacción. Esa madrugada fuimos varios los que nos hincamos sobre del pavimento de Editorial Lux para armar los cientos de páginas del documento. A esa incomodidad pueden ser atribuidos unos pocos errores de compaginación de esa edición.
A ratos veíamos a Jaime como un ¨toro¨. Incansable, a veces amanecía a la espera de las últimas noticias. Llegaba el alba con la satisfacción de haber cumplido la tarea, y aún con tiempo para ir el estadio Hernando Siles, donde las caseras escuchaban tertulias sobre la jornada que acompañaban a docenas de anticuchos consumidos por esos voraces comensales de las madrugadas.
Dotado de una paciencia excepcional, Jaime buscaba aclaraciones del redactor, corregía e indicaba cómo escribir mejor una noticia. Su letra menuda pero clara no representaba un gran esfuerzo para los linotipistas pues era muy  legible. Imponía su autoridad con una fuerza profesional que a nadie incomodaba. Jaime enseñó el camino para una buena redacción y entrenó en el buen olfato periodístico a muchos de las siguientes generaciones.  Tuvo a su cargo los diarios Hoy y Meridiano, en La Paz. Los cambios politicos, a menudo intempestivos, que ocurrían en Bolivia, lo llevaron a apartarse de Presencia. Fuera del periódico, incursionó en la internet con un blog: Bolivioscopio. Algunas de sus notas aún perduran en la red.
Su pasión por entender y construir Bolivia desde una óptica del Bien Común lo colocó entre los dirigentes del Partido Social Cristiano, antes de que se convirtiera en PDC. Inconforme con esa conversión,  refundó, junto a otras personas, el PSC original, pero el esfuerzo se diluyó en los períodos autoritarios que vivió el país.
La partida de Jaime cierra un capítulo del periodismo boliviano del que fue uno de sus grandes gestores. Fue parte destacada de una ¨belle époque¨ del perenne quehacer por forjar una sociedad mejor informada.   Le sobreviven su esposa Nelly y sus hijas Carole, Heidi, Marienka, Cecilia, Julieta, Karina y Claudia.
El autor es periodista
(*) http://haroldolmos.wordpress.com

viernes, 29 de septiembre de 2017

Jaime D´Mare se refiere a la inconstitucionalidad de la Ley Electoral propuesta por los masistas que buscan perpetuar a Morales en el poder, aquella demanda es un mamotreto que no funciona,la norma invocada se limita a los derechos humanos y las elecciones no encajan en su humana concepción


La demanda abstracta no funciona


El planteamiento de inconstitucionalidad de los Arts. 156, 168, 285 y 288 y la anulación de otros cinco artículos de la Ley Electoral propuesta por el masismo que busca la perpetuidad de Evo Morales no funciona por ningún lado, probablemente por otro, pero eso sería más grave, sería un golpe a la democracia, como dicen muchas voces.

Lo absurdo de aquel mamotreto llamado demanda de constitucionalidad abstracta es más evidente, y por mucho que los oficialistas se desgañiten tratando de justificarlo, no dan en bola y ni encuentran razones jurídicas coherentes para explicar su deschavetada propuesta.

Esos artículos de la Constitución repiten el mismo enunciado; El mandato del Presidente o Vicepresidente, de los integrantes de los Concejos, Asambleas de Gobiernos autónomos, de los asambleístas, “es de cinco años pudiendo ser reelectas y reelectos por una sola vez de manera continua”. Se repite varias veces: no a una nueva reelección. La demanda abstracta no concuerda con el reiterativo constitucional, y por tanto carece de relevancia jurídica al no adecuarse a lo sellado por mandato del soberano.

Los masistas hablan a boca llena del Bloque de Constitucionalidad, como el camino que allane su despropósito, sin entender muy bien de qué trata. Más que crear una situación jurídica o generar nuevas implicaciones en el derecho constitucional, el bloque de Constitucionalidad se propone ofrecer una explicación respecto de una realidad normativa. En esa vía, el texto constitucional remite a otras normas su aplicación.

Un estudio en Colombia que en su Constitución incluye el Bloque de Constitucionalidad en similares condiciones que en Bolivia, recomienda: “Esta categoría-concepto reconoce que la propia remisión que hace el texto constitucional a ciertas normas, implica que éstas adquieren un alcance y un valor constitucional, para los efectos que la propia Constitución determina generándose de esta manera una integración sistemática de las normas específicas de la Constitución con aquellas que a las que el propio texto constitucional remite. Sin embargo, debe aclararse que dicho alcance y valor constitucionales no derivan del uso del concepto Bloque de Constitucionalidad, sino de la cláusula de remisión que la propia Constitución establece, por lo que se reitera, el Bloque de Constitucionalidad es una herramienta descriptiva y no prescriptiva”.

Conforme esta premisa, la Constitución boliviana remite la aplicación del Bloque de Constitucionalidad al Art. 13, Inc. IV de nuestra Constitución, que dice:
Los tratados y convenios internacionales ratificados por la Asamblea Legislativa Plurinacional que reconocen los derechos humanos y que prohíben su limitación en los estados de excepción, prevalen en el orden interno.

Un estado de excepción es la aplicación de un dispositivo que se encuentra estipulado en los Arts. 138, 139, 140 y 141 de la Constitución y sólo puede ser adoptado en caso de peligro para la seguridad del Estado, amenaza externa, conmoción interna o desastre natural, y en ningún caso se podrá suspender las garantías de los derechos, ni los derechos fundamentalísimos, el derecho al debido proceso, el derecho a la información y los derechos de las personas privadas de libertad.

El Art. 13, adonde se remite la aplicación del Bloque de Constitucionalidad, no habla de reelecciones ni de derechos políticos. No hace ni mera referencia a esas cuestiones, se limita a derechos humanos. Las elecciones no son cuestiones de excepción.
 
El autor es periodista

lunes, 17 de julio de 2017

Los Tiempos no lo menciona aunque todos saben que el fundador, propietario y sostenedor de Panamericana ha sido Miguel Dueri, de origen palestino, llegado joven a Bolivia se dedicó a la música llegando a ser "primer violín de la Sinfónica" como tal su afición por hacer discos con autores nacionales. tuvo gran éxito. de allí a la Radio y otro exitaso. gran amigo y ligado por la Colonia con mi familia, tuvimos excelente contacto todo el tiempo. Miguel inspirado y valiente y perseverante descanse en Paz.


45 años con Radio Panamericana


Es poco probable que haya un ciudadano boliviano, hombre o mujer, que no haya escuchado Radio Panamericana donde sea que viva, y que al hacerlo no se haya sentido bien informado sobre lo que pasa en el país y el mundo y en todas las actividades que se puedan realizar.

Semejante realidad es posible porque los propietarios, ejecutivos y periodistas de Panamericana, han sabido conquistar la audiencia nacional con una oferta de programas interesantes que trascienden la difusión de la noticia para ofrecer información contextualizada, debates, principalmente políticos, y también, en horarios apropiados, programación religiosa que seguramente también tiene buena audiencia.

Además, han tenido la capacidad de ir incorporando en estos largos 45 años los adelantos tecnológicos que la radiodifusión ha desarrollado y que permiten ampliar su audiencia a números muy difíciles de establecer.
Que hay también aspectos que se pueden criticar, sin duda. Pero, el hecho de que su sintonía se mantenga durante 45 años consecutivos es un requisito de calidad que se debe destacar.

Por lo demás, no hay que olvidar que la radiodifusión ha sido pionera en la interconexión entre pueblos y culturas del propio país y, por su llegada más allá de las fronteras, un instrumento para hacer conocer la realidad de Bolivia a nivel mundial. Sin duda, con otras de sus colegas, Radio Panamericana ha formado parte de esa labor y lo ha hecho con mucho éxito.

En ese contexto, corresponde expresar una especial felicitación a quienes fundaron y mantienen Radio Panamericana que a lo largo de sus 45 años de existencia ha ocupado, permanentemente, los primeros puestos de audiencia en La Paz y en el país.

viernes, 7 de julio de 2017

previo: desde los once aprendí a comunicar. educar la voz fue mi primera tarea con el canto, con el rezo en latín en voz alta, con la lectura en voz alta, con el ejercicio de respiración y dicción. de ahí al uso del micrófono un pequeno paso y luego ya convertido en mi "modus vivendi" nunca más abandoné la radio, ese maravilloso instrumento que me deparó tantas satisfacciones pero también la cárcel y el exilio, que no acaba de terminar.


Una tendencia en el mundo desarrollado es la de eliminar a la radio convencional –aquella que utiliza es espectro electromagnético para la difusión de sus contenidos- y migrar al espacio virtual.

Las nuevas generaciones no escuchan radio –al menos no de la manera en la que las precedentes lo hicieron-. Hace unas semanas, uno de mis estudiantes me dijo que los dispositivos móviles ya no incluyen el receptor de radio entre sus aplicaciones de fábrica.

Pero, para fortuna de sus amantes, en esta parte del mundo –Latinoamérica, digamos- la radiodifusión “tradicional” está lejos de pasar a ser un asunto de museo; es más, podría decirse que está cada vez más vigente. Si hablamos en términos cuantitativos, mencionemos el desmesurado número de estaciones que pueblan el dial –una norma atrabiliaria así lo permite; estableciendo “cupos”, además. La sobresaturación de frecuencias ha hecho que unas se sobrepongan a otras creando interferencias de unas a otras-.

Otro hecho que da cuenta de la importancia de este medio de comunicación en estos lares, es la reciente zozobra que se produjo a raíz del anuncio gubernamental de no renovar licencias a aquella emisoras (no lo dijo explícitamente, pero lo dejó entrever) que le resultan “incómodas” debido a su no alineamiento con el discurso oficial. Dicha amenaza se frenó temporalmente ante el compromiso de las mismas de “adecuarse” a ciertos requerimientos que el Estado les reclama. Desde hace varios años, las radios están obligadas a entrar “en cadena” para la emisión con carácter de gratuidad, como en los peores tiempos de dictadura, de los discursos del Presidente en sus informes de gestión.

En lo cualitativo, un ejemplo fresquito es el seminario internacional que, con motivo de los 50 años de Erbol, concluye hoy viernes, luego de tres días de desarrollo. “La radio educativa en América Latina: Sentido y razón de una marcha de medio siglo”, se llama.

Dichas estas consideraciones, permítaseme referirme a un caso particular de experiencia radiofónica que este mes cumple diez años en el éter: radio “Deseo”, una de las emisoras incómodas, no sólo para el gobierno, sino para buena parte de la sociedad tradicionalista. Incómoda, a veces, incluso para quien escribe que, sin pertenecer orgánicamente a su plantel, forma parte del equipo de productores de la misma. Una extrema estridencia –y no me refiero a la música- le genera, pienso, algún rechazo. Pero sin esa estridencia, Deseo no sería Deseo (apuesto a que María Galindo, lejos de perturbarse, está celebrando estas líneas, porque ella quiere que Deseo no deje de ser eso; incluso querría que la estridencia aumentase)

Y es precisamente ella, Galindo –A la Cesaresa lo que es de la la Cesaresa-, a quien Deseo le debe haber llegado a esta década de un proyecto autogestionario no comercial. Con Galindo tengo también ciertas diferencias, como ella las tiene conmigo, pero reconozcamos que sin su determinación la radio no hubiera pasado de un invierno. Y ya llevamos diez inviernos junto a una audiencia que volvió a encontrar algo de interés en la radio.

Las amenazas están latentes pero los deseos de libertad, de inclusión y de justicia son más fuertes. Eso, sin olvidar que la música de los deseos sólo tiene cabida en Deseo.

Cierro esta entrega esperando no dar motivos para ser incluido en la lista de padres irresponsables; lista de la que no se libraron ni Evo Morales Ayma, ni Ernesto Guevara de la Serna, ni Eugenio Rojas, ni el hijo del exembajador en Cuba, Palmiro Soria.

lunes, 29 de mayo de 2017

claro, contundente Juan Lechín Jr. se pronuncia el dictador cerró la Asamblea y aumentó la represión, asesinato del pueblo, tropa cubana e iraní. policías abiertamente se pasan del chavismo al pueblo. todo muestra que YA ES TIEMPO de un Gobierno de transición.


Venezuela: Es hora de un gobierno de transición


Juan Claudio Lechín


En enero, la Asamblea Nacional (AN) vacó a Maduro por violaciones constitucionales. El dictador cerró la Asamblea y aumentó la represión, tortura de niños y asesinato del pueblo utilizando paramilitares y tropa cubana e iraní con uniforme de Guardia Nacional. Ante este genocidio, la Asamblea Nacional queda facultada para nombrar un gobierno de transición que además recorra el mundo impugnando la legitimidad del régimen y denunciando sus crímenes de lesa humanidad, narcotráfico y sumisión a una potencia extranjera (Cuba).

Es tiempo, entonces, de sobreseer a todo culpable arrepentido del régimen y aumentar así sus fisuras internas. Absolver a Luisa Ortega Díaz, fiscal general. Se negó a participar en la mascarada Constituyente. Y a Tarek Willliam Saab, redimido por el pronunciamiento democrático de su hijo, Yibram. En el Táchira, policías se pasan al pueblo.

En Caracas y en Bolívar, los barrios chavistas se pronuncian por la libertad y botan la gorra roja. Entre las nuevas formas de lucha, la estudiantil bomba molotov de caca (puputov) es más letal que los gases lacrimógenos y el “tractoraso” en Jiménez, Morán y Sanare bloquea las rutas con equipo pesado. Sigue la desobediencia civil masiva por doquier.

En Miami, Lima y Madrid filman a opulentos “enchufados” y corruptos del régimen, los impugnan verbalmente. 350 mil millones de dólares tienen los chavistas en el exterior.
El cerco internacional se cierra. Almagro (OEA) y el chavista Rafael Correa se pronuncian por elecciones libres en Venezuela, EE.UU. congela bienes a seis jueces del tribunal supremo y concejales de Quito declaran Persona non grata a Maduro que visitará Ecuador. Ya es tiempo de un gobierno de transición nombrado por la Asamblea Nacional.

jueves, 18 de mayo de 2017

mostró pronto su vocación por las letras y habiendo sido amigo personal de Juan Quiroz, Rivadeneyra pronto destacó en Presencia donde recibió una serie de encargos junto a los grandes del diario católico como Alberto Bailey, Jaime Humérez, Carlos Andrade, Alfonso Prudencio. estudioso deambuló entre la cátedra y sus obras (se estima en más de 30 títulos) hasta alcanzar las máximas tareas en el periodismo católico comprometido.


El comunicador y académico Raúl Rivadeneira Prada. Foto: Primera Plana
El comunicador y académico Raúl Rivadeneira Prada. Foto: Primera Plana

Fallece el reconocido periodista Raúl Rivadeneira

 EL DEBER |                                   


El reconocido periodista, abogado y escritor boliviano Raúl Rivadeneira Prada falleció a la edad de 77 años, según informaron varios medios de la ciudad de La Paz.

Rivadeneira nació en la ciudad de Sucre en 1940, realizó estudios de especialización en periodismo en Alemania, Federal de 1965 a 1966. Entre 1974 y 2009, ejerció cátedras universitarias en México y Bolivia, en el campo de las Ciencias de la Comunicación y el Derecho. Fue director de la Carrera de Comunicación Social de la Universidad Católica Boliviana entre 1993 y 1998: director del diario Presencia (de 1998 a 1999) y subdirector del mismo diario (de 1987 a 1989).

Ingresó en la Academia Boliviana de la Lengua el 26 de septiembre de 1985.

El comunicador publicó treinta libros sobre comunicación y periodismo, crítica y estimación literaria; narrativa, lexicografía y lingüística. Ha escrito también centenares de ensayos y artículos publicados en los diarios Presencia, Última Hora y Primera Plana, de Bolivia.