jueves, 21 de enero de 2016

muy sincero el artículo de Andrés Gómez que bien podría llamarse "10 razones para el NO", en realidad son 9, que conviene degranar con detalle. gracias Andrés.

Un día escuché decir a un amigo querido que milita en el MAS: ¿Qué miedo tienen de ir a las urnas a decidir la reelección? No, no se trata de urnas, menos de miedo, se trata de democracia, que se define por las reglas y valores consensuados para convivir bien. Tampoco se trata de decir NO o Sí sin fundamento, sino de demostrar las razones. Aquí van las mías:
Primera razón.- NO, porque el presidente Morales prometió en octubre de 2008 que iba a ir a una sola reelección. "Hoy día está en los periódicos; Evo no es ambicioso, Evo no tiene intereses pese al mensaje que hemos recibido ayer, Evo 20 años o más años de presidente, no estamos ahí”, declaró aquella vez. ¡Que cumpla su palabra! Votar Sí, significaría desconocer el ama llulla, establecido en la Constitución y recientemente universalizado por la ONU, y aplaudir su mentira.
Segunda razón.- NO, porque después de habernos mentido la primera vez nos volvió a "mamar” en septiembre de 2014, cuando declaró a El Deber que después de  2020 iba a abrir un restaurante para ser mesero y cobrar por cada foto. Quiero comer en su restaurante en  2020 y sacarme una foto (aún no sé cuánto será su tarifa). ¡Que no sea llulla! Votar Sí, significará aclamar la "mamada”.
Tercera razón.- NO, porque las urnas no determinan la democracia. De otro modo, serían muy demócratas dictadores como Stroessner, Trujillo y otros que organizaron elecciones, ganaron y gobernaron años con el cuento de "estabilidad”.
Cuarta razón.- NO, porque ya este mandato de Evo es inconstitucional. Votar SÍ significaría consagrar la violación de la Constitución y querer repararla con un referendo.
Quinta razón.- NO, porque quiero saber ¿cuánto gastamos cada día en la manutención del Presidente? ¿Cuánto cuesta cada uno de sus viajes? ¿Quién paga los viajes del equipo presidencial de fútbol? ¿Cómo está el Evo Cumple, hay corrupción? ¿Cuánto gasta cada día el avión presidencial? Mientras siga el MAS, dudo que haya información.
Sexta razón.- NO, porque exijo juicio justo y cárcel para los asaltantes del Fondo Indígena y los otros casos de corrupción. Mientras continúe Evo, sospecho que seguirá la impunidad.
Séptima razón.- NO, porque pido respeto al pacto social alcanzado en 2009, cuando quedamos en una sola reelección y voté SÍ a la Constitución.
Octava razón.- NO, porque la democracia es regla y no sólo voto. Primero nació la regla, después el voto. Las reglas definieron voto universal, edad, tiempo, sistema. En tiranía primero se da el voto y luego se impone la regla. En 2009 se concertó la regla: una sola reelección. 
Novena razón.- NO, porque no quiero que mis hijos tengan toda su vida un solo presidente, un solo partido, un solo grupo de políticos, una sola oligarquía de dirigentes.
Décima razón. NO, porque quiero más la democracia que a Evo y a sus epígonos. Y democracia es equilibrio de poderes.
Mientras escribo este artículo me chatea un amigo "azul” decepcionado: "Después de Evo, ¿quién? ¿Samuel? ¿Tuto? Nooooo”. Grafica su mensaje con un "emoticón” que se agarra la cabeza.
El referendo del 21 de febrero es para decir NO o SÍ a la eternización de Evo, quien, si ya nos mintió en 2008 y 2014, lo puede volver a hacer en 2019, 2024, 2029, 2034, 2038. Después del 21 de febrero, los bolivianos buscarán sabiamente al sucesor. En todo caso, el tema se definirá en 2019.
Justo cuando me faltaba un párrafo a esta columna otro amigo pregunta: "¿y la estabilidad?”. A ver. ¿Quién o quiénes pueden causar inestabilidad? ¿Los cocaleros del Chapare? Puede ser. Si el siguiente Gobierno decide cortar el 94% de la coca de esa región que va al narcotráfico (datos de la ONU), obvio que causarán inestabilidad. Quizás hasta pidan ser autonomía regional o décimo departamento. 
Pero, la coca del Chapare ya no se justifica ni económica ni moralmente. Antes se permitió porque decían ser pobres y que era su único sustento. Hoy tienen aeropuerto de primera, empresas, autos, dinero y futuro. ¿Es concebible una persona acomodada sembrando coca? 
Por todo ello, decir NO a la Rerererere de Evo será decir sí a la democracia.

lunes, 18 de enero de 2016

Bernardo Silva, (4 hijos, 9 nietos, 4 bisnietos) lleva 60 como radialista, siendo de 15 cuando empezó como "locutor en Grigotá"

Es un hombre de hitos en la comunicación cruceña. Bernardo Silva Serrano (75) se inició con 15 años como locutor en la naciente radio Grigotá, en 1956; después su programa deportivo Sucesos del Deporte fue el primero en emitirse por la televisión privada, en 1984, por canal 5; y en ese mismo año, cuando nadie lo estilaba, comenzó a relatar partidos de fútbol a través de la frecuencia modulada, por las ondas de Antena Uno. 



Silva se siente orgulloso de los casi 60 años que lleva en el espectro radiofónico cruceño, prácticamente desde que volvieron al aire las emisoras regionales que habían sido acalladas políticamente por el Gobierno del MNR, en 1952. La fecha de inicio de su trabajo es el 18 de agosto de 1956.

En su niñez se vio seducido por la magia de la radio debido a un programa de concursos de radio Electra, la misma que transmitía desde los altos de la casa Asbún, enfrente de la Alcaldía, la cual ponía un altoparlante en la plaza principal. Sus locutores inspiradores fueron Aristóteles Martínez, Alejandro Manzoni, Juan Carlos Camacho, Remberto Gandarilla, Lorgio ‘Lolo’ Araúz y Guillermo Bulacia.

CarreraTres años bastaron de estar en Grigotá para pasar a la Amboró, la cual contaba con los mejores equipos de la época, con el mejor plantel de radialistas que hicieron todos los géneros periodísticos de la época, desde crítica, informativos, deportivos, sátira y otros.

En Amboró comenzó, en 1962, relatando un pequeño espacio deportivo dentro del programa de noticias y fue en 1965, el 10 de abril, que decidió crear su propio programa, Sucesos del Deporte, con el cual transmitió no solo fútbol, sino también volibol, básquet, automovilismo, tenis e hipismo, lo cual hoy no se conoce en los medios modernos.

Asimismo, fue el primero de Santa Cruz en relatar un partido de Copa Libertadores de América desde Quito, Ecuador, acompañando a Oriente Petrolero, en 1972.

“No me considero un empírico, soy autodidacta porque siempre que pude hice cursos de capacitación, sea en mi ciudad como en otras partes del país y del exterior, como en Buenos Aires en el famoso instituto ICER”, refirió orgulloso.

Como larga es su trayectoria muchos han sido los reconocimientos, que van desde el Concejo Municipal, Viceministerio de Deportes, Asamblea Legislativa Plurinacional, hasta uno pendiente de parte de la AIPS, entidad referida al periodismo deportivo, este año.

Vida familiarEste hombre de radio ha formado una familia con Atty Salazar, en 1962, con quien tuvo a sus hijos William, Miguel Fernando, Javier y Mary Selva, los que le han dado nueve nietos y cuatro bisnietos

miércoles, 30 de diciembre de 2015

se viene la dictadura informática, lo expresa El Dia editorialmente por cuanto hay en marcha un proceso de finiquito de la comunicación social a la par que se prhija el nacimiento de un monopolio como en Cuba donde nadie puede escribir, nadie puede opinar que no esté entre "los permitidos por el régimen" sujeto a sus designios.

Recientemente se ha confirmado que está en marcha un proceso de liquidación de la comunicación social en Bolivia y la instauración de un modelo de monopolio estatista a imagen y semejanza de los regímenes autocráticos, como el cubano, que no da espacio ni voz a nadie que no pertenezca a las élites políticas que monopolizan también el estado y los medios de producción. Ellos dicen que representan la voluntad de todos, al pueblo y las mayorías, pero esas son pamplinas, pues únicamente defienden sus intereses y sus apetitos de grupo.
Nos estamos refiriendo al cierre de alrededor de 500 medios de comunicación entre estaciones de radio y canales de televisión, que deberán interrumpir sus  emisiones hasta el 2019, de acuerdo a las reglas impuestas por la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT) que estableció nuevas fórmulas para la otorgación de licencias, que lógicamente favorecen la construcción de la dictadura informativa que viene a consolidar un proceso que empezó hace diez años con el fortalecimiento del aparato propagandístico, la creación de cadenas nacionales, la compra de medios denominados “paraestatales” y el debilitamiento de los órganos de prensa independientes a través de legislación adversa, el ataque político sistemático, el acoso impositivo y laboral y la discriminación relacionada con la publicidad de las instituciones públicas.
Para disimular este avasallamiento, el régimen ha ideado un sistema que le deja un resquicio a los medios de comunicación independientes que deberán pujar a la manera de una subasta por una franja de frecuencias que dejará afuera a ese medio millar de emisoras y canales. Es obvio que esta franja también pesarán los factores políticos y económicos, como sucede en todos los ámbitos del quehacer nacional, donde el poder hegemónico controla todo.
Y por si fuera poco, la nueva ley de Telecomunicaciones que impone las reglas, establece que el 67 por ciento del espacio radiofónico y de frecuencias televisivas le corresponde al Estado y los movimientos sociales, donde el componente ideológico favorable al oficialismo es ineludible. En términos reales, el aparato estatal se apodera del 33 por ciento de la banda, el 17 por ciento corresponde a la categoría “Social comunitaria” y el restante 17 por ciento para los pueblos indígena originario campesinos, y las comunidades interculturales y afrobolivianas, lo que evidencia el sesgo monopolizador que posee esta norma.
En estas condiciones no solo existe el peligro de lanzar el tiro de gracia contra la libertad de expresión, sino terminar con la única franja de pluralismo que le queda al país, donde la democracia pierde cada vez más terreno.
En el marco de la debilidad institucional y el divorcio existente entre estado y sociedad, la comunicación se constituye en Bolivia en un espacio de participación, de interpelación y de aporte de diferentes sectores que tienen el derecho constitucional y básico de expresarse. Con esta nueva realidad, las reducidas élites gobernantes se quedan como las únicas autorizadas para imponer sus ideas y sus decisiones.
Se ha confirmado el cierre de 500 medios de comunicación entre estaciones de radio y canales de televisión, que deberán interrumpir sus  emisiones hasta el 2019, de acuerdo a las reglas impuestas por la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT) que estableció nuevas fórmulas para la otorgación de licencias, que lógicamente favorecen la construcción de la dictadura informativa.

sábado, 19 de diciembre de 2015

Lupe Cajías que al parecer saludó la aparición de TELESUR muestra hoy desilusión y frustración por cuando lo que pudo haber sido un auténtito instrumento mediático para nuestro continente, necesitado sí de un vocero que proclamase los ideales colectivos de Democracia, Justicia, Desarrollo y que el chavismo convirtió en mero instrumento de propaganda sostenido con recursos del ALBA camino de extinsión.

El saldo negativo del populismo del siglo XXI tiene al menos tres componentes con un altísimo costo para el desarrollo de la región: la captura del Estado por las mafias del circuito coca-cocaína; la acelerada desinstitucionalización de la administración pública, particularmente de la administración de justicia, y la cooptación de la prensa.

El canal internacional Telesur es una muestra de los límites de la comunicación ideologizada y altamente dependiente de un gobierno de turno. Esta propuesta fue diseñada inicialmente con el impulso de la teoría latinoamericana de comunicación con el objetivo de romper el desequilibrio informativo mundial, pero fue usada y abusada por el chavismo y sus adláteres.

Telesur se presentó con un equipo de experimentados periodistas y teóricos y una programación que contemplaba la difusión de la cultura latinoamericana, historias de los movimientos obreros, biografías de patriotas que no son tomadas en cuenta por las cadenas corporativas. Además se relacionó con empresas alternativas en otros continentes, sobre todo Asia, para difundir versiones bien diferentes a las de CNN sobre los conflictos más complejos.

Sin embargo, pronto los noticiarios, los programas de análisis y las transmisiones directas de todas las actividades de Hugo Chávez y de sus amigos Evo Morales y Cristina Fernández eran una contradicción con la ‘comunicación alternativa’. El canal financiado por el Gobierno venezolano distorsionaba la realidad local y ocultaba las protestas populares, como el caso del Tipnis. O, por ejemplo, en vez de mostrar a Mauricio Macri el día de su victoria, difundió imágenes del resultado de otras elecciones, en las que él aparecía de amarillo mientras los otros canales lo mostraban con camisa azul y, obviamente, las palabras eran para otra ocasión.

Seguramente, una de las próximas investigaciones de la nueva Asamblea Legislativa venezolana será el caso del dinero gastado por la cadena chavista. ¿Cuánto dinero dio el poder chavista a periodistas oficialistas en diferentes países de la ALBA? ¿Qué famosos comentaristas se beneficiaron con esos pagos? ¿Dio Venezuela dinero al canal estatal boliviano? Además de la radio de los cocaleros, ¿qué otros medios ‘comunitarios’ recibieron fondos venezolanos?

Telesur, la cooptación de periodistas, las clausuras o la compra de medios, las amenazas y los exilios de periodistas no lograron revertir las victorias de los opositores al populismo. Entonces, también quedan las preguntas: ¿cuán poderosos son realmente los medios de comunicación de masas? ¿Pueden esconder la realidad

jueves, 29 de octubre de 2015

bajo el penoco titula "periódico vendido" al Finantial Time que promovió la presentación de Evo en Nueva York, diría más bien se vendió el Finantial Times a los japoneses.

Como se sabe, el diario británico Financial Times, un verdadero emblema de la prensa británica, una de las más serias y objetivas del mundo, fue vendido en el mes de julio de este año a un consorcio editorial japonés

La transacción, cuyo antecedente más importante fue la venta de otro de los grandes del mundo The Washington Post, no hizo más que confirmar la grave situación económica en la que se encuentran casi todos los diarios tradicionales del planeta que están buscando todas maneras posibles de sobrevivir. Una de ellas es precisamente la ampliación de su modelo de negocios, que incluye la organización de eventos como el que acaba de ocurrir en Nueva York, donde el Financial Times se convirtió en el “chaperón” del “proceso de cambio” boliviano. 

La operación, que según algunas fuentes habría costado cerca de un millón de dólares, también incluyó la publicación de una separata de 52 páginas en las que se habla flores del régimen boliviano y sus grandes logros económicos. Por supuesto, esa edición fue vendida al gobierno nacional y no incluyó ningún punto de vista controversial, como los avasallamientos a la propiedad privada, algo muy común en nuestro país. 

jueves, 8 de octubre de 2015


el Gobierno de Evo Morales ha convertido a la TV estatal en un apéndice del Palacio de Gobierno sin ninguna independencia y más bien sometida totalmente a las directivas del Jefe de Estado y su entorno. El Deber cuestiona este proceder que envilece el trabajo periodístico y coloca a los profesionales que allí trabajan en situación de humillante dependencia. simples asalariados, que tienen que hacer lo que les ordenan.


Todas las democracias modernas cuentan con medios estatales de comunicación, independientes del poder político de turno. Funcionan por razones muy concretas: mostrar la identidad del país y su diversidad, y defender el interés público por encima de visiones particulares. En todos los casos se establecen y aseguran los mecanismos institucionales para garantizar el financiamiento de esos medios con recursos públicos y la conformación de directorios autónomos respecto del poder político y del sector privado. Así pasa en la mayoría de los países europeos, en Estados Unidos, en Japón y en varios países de la región como Brasil, Colombia y Chile.

No ocurre lo propio en Bolivia, donde los medios estatales –Bolivia TV, radio Patria Nueva y el periódico Cambio– se han transformado en meros apéndices del Gobierno, en los que la agenda propagandística se sobrepone a la información como servicio público fundamental. El fenómeno no es nuevo, hay que decirlo. La mayor parte de los gobiernos anteriores al actual hicieron lo mismo que ahora: utilizar los medios estatales como instrumentos para la publicidad oficial, olvidando que el país es mucho más que una parte que hoy está en el poder.

Lo vimos en fin de semana con la supuesta ‘entrevista’ al presidente Evo Morales en su natal Orinoca (Oruro). La puesta en escena, claramente, apunta a posicionar al mandatario para su eventual re-reelección. Todo con recursos públicos que aportan todos los bolivianos, incluso aquellos que no son parte ni respaldan el actual modelo gubernamental. 

Por eso resultan legítimas y oportunas las dudas expresadas por la Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia y la Asociación de Periodistas de La Paz respecto de la idoneidad de los periodistas oficialistas de Bolivia TV para realizar la prometida entrevista con el canciller chileno, Heraldo Muñoz. 

El mismo detalle de que la invitación a una ‘entrevista’ a ese dignatario de Estado haya sido hecha por la vocera presidencial resulta francamente un absurdo y una incoherencia. Debió haberla hecho el director de Bolivia TV a fin de garantizar cierta coherencia con lo que pasó antes con el diálogo con el expresidente Carlos Mesa en Televisión Nacional de Chile.

Más allá del debate sobre la demanda marítima boliviana, el caso confirma que Bolivia TV es un apéndice de Palacio Quemado y no un medio estatal al servicio de todos los bolivianos

domingo, 4 de octubre de 2015


Eduardo Pérez Iribarne (epi)

la tentacion

La cotidiana tentación del periodismo en el mundo de hoy es la superficialidad. Hay otras tentaciones diarias para los que se afanan por brillar en los Medios de Comunicación Social, en las Redes Sociales y en los diversos escenarios de los audenominados Medios Alternativos.
Lo alternativo da para casi todo en el tiempo actual. Los protagonistas de ese escenario específico pretenden protestar con lo tradicional, con lo ya conocido, para liderar medios diferentes, con mayor o menor acierto y con variopinta responsabilidad.
Lo superficial es lo que parece sin investigación, sin análisis, sin reflexión y con gran velocidad. La velocidad se ha convertido ya, lamentablemente, en sinónimo de garantía para mostrar la principal característica del tiempo presente.
Los periodistas nos subimos a la turbina de la velocidad con la ilusión de que estamos mejor ubicados en este tiempo con la supuesta exigencia de correr de manera veloz para no ser  superados por los demás, en escenarios en los que la competencia intenta valorar mucho más lo rápido que lo reflexivo.
Pero, la velocidad en la difusión de noticias, comentarios, opiniones, análisis, reflexiones, investigaciones, y sus escenarios colaterales, no es garantía por sí misma. Se puede escribir sin motivo ni destino a gran velocidad y, con una consecuencia ya conocida: la superficialidad. Esa superficialidad sólo puede ser superada con una palabra que tampoco está de moda hoy en día: esfuerzo. Para informar, como para todo en la vida, el esfuerzo es parte de la rutina diaria si queremos evitar la tan dañina superficialidad.